Histórico desplome de 18.9%; México no usará deuda: SHCP

0
32

La pandemia del covid-19 arrastró a la economía mexicana al punto más bajo de su historia, y aunque los analistas económicos aseguran que lo peor “ya pasó”, los efectos de la caída son visibles en los ingresos del país y las previsiones de crecimiento para este año. Te recomendamos: Actividad económica sufre caída histórica de 22.7% en mayo, reporta Inegi

Durante el segundo trimestre de 2020, periodo en el que se realizó el paro de actividades no esenciales para evitar la propagación del virus, el producto interno bruto (PIB) de México cayó 18.9 por ciento respecto al mismo periodo de 2019, lo que representa la caída anual más alta desde que se tiene registro, de acuerdo con la información preliminar del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por rubros económicos, el PIB de manufacturas y construcción cayó 26 por ciento, el de comercio, servicios y turismo 15.6 por ciento y el de las primarias, principalmente agrícolas, 0.3 por ciento. Pese a todo, la caída es menor a la estimada por los especialistas del mercado, que esperaba una contracción de 21.2 por ciento.

Respecto al trimestre anterior, enero-marzo, el PIB disminuyó 17.3 por ciento en términos reales, con lo que suman cinco periodos continuos de reducciones. Te recomendamos:

“Ya esperábamos estos datos porque se está midiendo abril, mayo y junio, que son los tres meses peores. Si ustedes recuerdan, la pandemia inició en marzo, nos afectó el primer trimestre, pero se tocó fondo en abril y mayo”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, tras conocer el resultado.

Hacia adelante, indicó el Presidente, hay signos de que la economía se ha ido recuperando en julio, mes en el que “prácticamente no hay pérdida de empleos”. Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México, coincidió en que la economía “ya pisó fondo” y en que “a partir de ahora veremos mejores datos que nos llevarán a una caída de alrededor de 10 por ciento en el año”.

La directora de Análisis Económico Financiero de Banco Base, Gabriela Siller, consideró que en la segunda mitad del año el PIB de México mostrará un efecto rebote, aunque acotó que esto no representará una recuperación completa, pues en el mejor de los escenarios, el PIB regresará a los niveles previos a la crisis en al menos cuatro años, aunque en un horizonte más probable se espera sea entre seis y 11 años.

Para Grupo Financiero Ve por Más (Bx+), a pesar de que la caída del PIB llevó a la actividad económica del país a niveles de 2010, la recuperación tomará poco más de dos años.

HACIENDA BAJA ESTIMACIÓN

Por su parte, la Secretaría de Hacienda ajustó a la baja su estimado de crecimiento económico para 2020. A principios de año calculó un rango entre -3.9 y 0.1 por ciento, pero ayer su perspectiva fue de -7.4 por ciento, nivel dentro del rango de las proyecciones de organismos internacionales y analistas del sector privado. Muy lejos del crecimiento de 2 por ciento utilizado para el Paquete Económico 2020.

El Fondo Monetario Internacional estima que la economía caerá 10.5 por ciento; la OCDE -8.6, el Banco Mundial -7.5 y el Banco de México, en el peor de los tres escenarios, anticipa una contracción de -8.8 por ciento. Cualquiera que resulte, será la mayor contracción para un año desde la Gran Depresión, el efecto tequila (1995)  y el crack financiero de 2009.

En el Informe de finanzas y deuda públicas se indica que aún existe incertidumbre sobre la magnitud del impacto final. También se mencionan los efectos esperados sobre las medidas de mitigación que se realicen. T

En videoconferencia, el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, señaló que tras el impacto de las medidas sanitarias para combatir la pandemia ya se empieza a ver una recuperación en algunos sectores y en el empleo, especialmente en la construcción. No obstante, reconoció que la recuperación económica no será como se esperaba, en forma “V”, sino de “palomita”, y el tiempo que dure dependerá de que se tenga un tratamiento o vacuna efectivo para el covid-19, pues hasta no contar con ello, las economías en todo el mundo, incluido México, tendrán que operar por debajo de su capacidad y eso retardará la recuperación.

Tomando en consideración que las previsiones apuntan a que la vacuna esté lista a principios de 2021, la economía mexicana recuperará el nivel precrisis en uno o dos años.

DEUDA, SOLO SI HAY REBROTE

El subsecretario Yorio destacó las medidas que el gobierno federal ha tomado para contrarrestar los efectos de la crisis del covid-19, como las implementadas por el Banco de México y los apoyos financieros para sectores vulnerables; sin embargo, recordó que la política del gobierno federal es la de no recurrir al endeudamiento, lo que se mantendrá si no hay rebrote del virus.

“Cuando se diseñó el primer paquete de estímulos se estaba pensando que la “V” iba a ser rápida; con esta información pensamos que va a ser una “V” como una palomita y, entonces es mejor guardar la carta de la deuda en caso de que hubiera segundos rebrotes”.

Enfatizó que solo se usarán esas herramientas “en caso de que hubiera un segundo cierre de la economía, no solamente en México, sino en las economías con las que estamos significativamente integrados en términos comerciales y económicos”.

INGRESOS PÚBLICOS CAEN 3.7%

En el primer semestre de 2020, los ingresos públicos registraron una caída de 3.7 por ciento real respecto al mismo periodo de 2019, impactados por menores ingresos petroleros y menor recaudación, especialmente del impuesto al valor agregado (IVA); en el caso del gasto público, éste aumentó 2.1 por ciento, cifra por debajo de lo programado, por lo que hubo subejercicio.

El Informe de la deuda y finanzas públicas indica que durante el primer semestre, los ingresos presupuestarios del sector público se ubicaron en 2.6 billones de pesos, monto inferior en 168 mil 966 millones de pesos a lo previsto en el programa y menor en 3.7 por ciento, en términos reales, respecto al primer semestre de 2019.

Al interior se registró una disminución de los ingresos del Gobierno Federal, que se compensará con los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP).

El titular de la Unidad de Planeación Económica de la Secretaría de Hacienda, Iván Cajeme, indicó al respecto que se estima que el uso del FEIP será por 119 mil 100 millones de pesos en los siguientes días. Los ingresos tributarios sumaron 1.74 billones de pesos, que representa un escaso aumento de 0.1 por ciento real anual, resultado del complejo entorno económico que se atraviesa, lo que se compensó parcialmente por un crecimiento del Impuesto Sobre la Renta de 1.3 por ciento real, reflejo de los esfuerzos para mejorar el cumplimiento de los contribuyentes.

Los ingresos petroleros del sector público fueron de 249 mil 795 millones de pesos, monto inferior en 208 mil 811 millones respecto a lo programado y en 41.3 por ciento real respecto a lo observado en el primer semestre de 2019, debido a los efectos adversos que han tenido sobre el sector y las restricciones a la movilidad por el confinamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here