Celebración Eucarística por el V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús: ¡Todo por Jesús!

0
473

Medio Alternativo del Sureste, 20 de Marzo de 2015.- Teniendo como marco la celebración por el V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, se efectúo una celebración eucarística en la catedral de la ciudad de Mérida, a la que asistieron cientos de personas entre alumnos, maestros, padres de familia e integrantes de la comunidad teresiana de Yucatán.

Durante la homilía el Arzobispo de Mérida, Emilio Carlos Berlie Berlauzarán, habló sobre el cambio transformador que Teresa de Jesús experimentó al ingresar en la orden del Carmelo; ya que pasó de ser una mujer dedicada a sus intereses particulares a entregar su vida a Jesús.

Explicó que Santa Teresa una mujer sin recursos ni influencias, inició una profunda reforma en el Carmelo, con la finalidad de retomar el espíritu que le diera origen a dicha orden; su profundo amor a cristo y la determinación de vivir a su manera, significaba un sacrificio insólito en una sociedad cada vez más afanada en las comodidades de una vida fácil, situación que por supuesto generó desconcierto y critica pero también admiración.

«Tener confianza y ser humildes no está de moda, pero ciertamente es el único camino para llegar a Dios. Lo afirma expresamente santa Teresa: «He visto claramente que, si queremos que la majestad soberana nos revele grandes secretos, hemos de entrar por esta puerta [la contemplación de Jesús]. No quiera nadie ningún otro camino… Este camino se ha de recorrer con libertad, abandonándonos en las manos de Dios».

El Arzobispo mencionó que para la vivir la vida con Dios en un trato habitual, se puede y debe sentir el triunfo a pesar de aparentes contratiempos, que serán siempre momentáneos.

Se hizo un llamado a aprender de la experiencia espiritual de Santa Teresa, ya que sin la amistad con Dios no hay transformación posible, que toda religiosidad naufraga cuando no es curada por la humanidad de cristo y que la humildad, la audacia y la fortaleza son virtudes esenciales para afrontar la crisis, incluida la de la iglesia.

«Acudimos a su particular asistencia en el día de su aniversario, para que no desistamos de la oración confiada en los momento de dificultad, convencidos de que, con Jesucristo, nunca podremos perder, a pesar de que, por momentos, la tentación nos sugiera pensamientos de desánimo. Amén».

La comunidad teresiana asistente finalizó el evento con su característico grito: ¡Todo por Jesús!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here