Reciben la primera dosis de la vacuna

0
29

Proceso rápido y buena atención en el Kukulcán

Gumercindo Argüelles Aké recibió la primera dosis de la vacuna Pfizer contra el Covid-19 en el módulo del Kukulcán y aun cuando reciba la dosis completa no se sentirá totalmente inmune.

“Ando con miedo, está terrible esta enfermedad”, reconoció en una entrevista cuando se dirigía de regreso a su casa después de recibir la primera dosis de la vacuna en la mañana.

“Veo que ya bajó la guardia mucha gente, mucha gente está saliendo de su casa. Van a las iglesias, a las plazas comerciales que están llenas de gente”, señaló. “No se dan cuenta que la pandemia está aquí, está presente el virus por todos lados. Ahora que se reabrieron las iglesias fui, estaba llena y no volví. Iba al mercado, ya no volví por la gran cantidad de gente que va. Mejor voy al súper, y aun así ando con miedo que alguien me contagie, esta terrible esta enfermedad”.

Gumercindo fue una de las casi 6,000 personas que se vacunaron en el primer día de aplicación a personas de 50 a 59 años en el macro centro del Kukulcán donde, a pesar de la gran afluencia, el proceso fue rápido y con buena atención.

“Llegué a las ocho en punto, ya había un montón de gente y eso que ya había entrado un primer grupo como de 200”, contó. “Pasé un primer filtro solo mostrando mi papel y credencial y me completaron unos datos, pasé otro filtro donde esperas de 5 a 10 minutos porque está llena la sala”.

“Luego pasé a un tercer filtro donde toman tus datos, te piden tu opinión, si te sientes bien y te vacunan. Fue rapidísimo, son módulos de 150 personas que van inyectando y pasan a checar cada 10 minutos para saber cómo te sientes”, indicó.

Él padece hipertensión, colesterol y triglicéridos altos y al momento de su vacuna tenía un poco alta la presión. Preguntó a la doctora que revisa a los beneficiarios si había algún riesgo con la vacuna, ella dijo que no y se la aplicaron.

“Sí duele un poco, está frío el líquido y arde un poco”, relató. “Me dijeron que se inflamará en dos o tres días, que me dolerá un poco el brazo, que quizá voy a tener temperatura y un poco de malestar, pero es el efecto de la vacuna”.

“Me siento un poco protegido con la vacuna porque ando en la calle y me junto con los compañeros de trabajo. Eso me da miedo porque alguien puede ser asintomático o portador del virus o puedo tocar algo que tenga el virus”, relató. “No me siento ni me sentiré inmune, me tengo que seguir cuidando mientras pasa el riesgo, no sabemos qué pasará con esta pandemia. Ya tengo el temor porque esto es una pandemia, el virus ya lo tenemos y en cualquier momento te contagias, aunque andes protegido con la vacuna, no sabes cuándo te tocará”.

Gumercindo dice que aunque esté vacunado completamente no bajará la guardia en sus medidas de protección, continuará con el cubrebocas, el lavado de manos, aplicación de gel antibacterial, la sana distancia, permanecer el mayor tiempo posible en su casa y no ir a lugares muy concurridos. Fue testigo de cómo uno de sus compañeros sufrió por tener coronavirus y la muerte de otro compañero de otra oficina de la empresa que también se contagió.

“Ya hay rebrote aunque estés vacunado”, dijo. “Unas personas de Chetumal se volvieron a contagiar de Covid y estaban vacunadas. Es muy contagiosa esta enfermedad, hay que cuidarnos”.

Otra persona del rango de 50 a 59 años, Gloria María Alonso Dzul, también compartió su experiencia en el módulo de vacunación del Kukulcán.

Fue del grupo de citas de las ocho de la mañana por lo que cuando llegó ya había una larga fila. Sin embargo, cuando arrancó la vacunación todo fue rápido, desde el ingreso hasta la aplicación de la dosis.

“Estuvo bien organizado y fue rápido”, dijo. “No me dolió la pinchada ni tuve algún síntoma”.

La mujer destacó la organización porque hubo auxiliares de salud que ayudaron al llenado de la hoja de registro, hubo revisión de documentos antes de que llegara a la mesa de verificación, por lo que estas ayudas permitieron que uno vaya seguro al módulo de vacunas.

“Sin vacuna el Covid es mortal”, enfatizó. “Si está en Dios que te dé, te dará, pero al menos con la vacuna te puedes salvar de morir”.

Asimismo, contó que en su familia nadie se contagió desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020 al día de hoy porque todos se cuidan.

“No salía, no tenía necesidad, me quedé en la casa con los chamacos, mis nietos”, comentó. “Todos respetamos los protocolos sanitarios porque ya vimos que esta enfermedad ya mató a muchos adultos mayores. Nos vamos a seguir cuidando aun cuando estemos vacunados”.

El gobernador Mauricio Vila Dosal visitó en la mañana el centro de vacunación Kukulcán y proporcionó los siguientes datos sobre las vacunas. El lunes, primer día para la aplicación de la primera dosis deAstra Zeneca para personas de 50 a 59 años de edad, se aplicaron 540 en Oxkutzcab y 510 en Acanceh.

Ayer martes inició en Mérida y Conkal y en los próximos días arrancará en Chemax, Samahil, Tixpéhual, Timucuy y Ucú. Ya se aplica la segunda dosis de la vacuna Sinovac en adultos mayores de 60 años, en Opichén se aplicaron 180 vacunas; Acanceh, 969; Buctzotz, 992; Chemax, 374; Hunucmá, 1,849; Oxkutzcab, 586; San Felipe, 300; Cacalchén, 603, y Dzan, 480.

Ayer también se aplicó la segunda dosis de adultos mayores de 60, con la vacuna Sinovac, en Mocochá, Chichimilá, Río Lagartos, Celestún, Cenotillo, Chikindzonot, Hoctún y Maní.

La segunda dosis de Pfizer para adultos mayores de 60 años se aplicó en Dzitás (288) y Sucilá (144).

El mandatario aseguró que los indicadores de salud sobre el coronavirus se mantienen estables, están dentro de lo esperado con la ampliación de la reapertura económica y esperará la próxima evaluación del semáforo epidemiológico para empezar con otra serie de aperturas en el estado. La jornada de vacunación continuará hoy y mañana, en un horario de 8 de la mañana a 6 de la tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here