María Julieta López Semerena, La Navidad

0
184

Muchas veces celebramos la navidad sin saber su verdadero significado, por ello hoy quiero hablar sobre esta hermosa fiestas.

Estamos en una de las épocas del año más emocionante del significado de la Cristiandad, el nacimiento de nuestro señor Jesucristo. Sin embargo, en los últimos tiempos, las fiestas navideñas han tomado un significado más comercial y menos religioso.

La Navidad se celebra en toda parte del mundo, aunque con costumbres y rituales diferentes, pero a estas diversas maneras de conmemorar la fecha nos une la celebración del nacimiento de Jesús hijo de Dios.

En Yucatán, la época navideña es motivo de encuentros familiares, abundan las sonrisas, abrazos, buenos deseos, el ambiente de fiesta en las calles, no faltan los tradicionales villancicos, comida típica de Yucatán, como el pavo asado con achiote, sopa de plumilla, el bacalao a la vizcaína, postres, también se decora el árbol de Navidad.

También en nuestro país la forma de celebrar la Navidad o noche buena, el 24 de diciembre, varía de una región a otra del país, pero en sentido general los cambios son muy pocos.

El árbol de Navidad es un símbolo de uso universal, decorado con luces multicolores y considerado uno de los símbolos más hermosos y conocido de la Navidad, al igual que el pesebre que reproduce el nacimiento del niño Jesús, forman parte de los tradicionales adornos en los hogares yucatecos.

En cuando a la entrega de regalos o juguetes a los niños, la tradición está dividida, muchas personas los entregan la noche del 24 y otros lo hacen el 6 de enero día de los Reyes Magos, pero también se han adoptado costumbres como la de que es Santa Claus o Papá Noel quien trae los regalos.

La navidad en nuestro estado es sinónimo de concordia, tradiciones, alegrías y sana convivencia con amigos y familiares. Los invito a que sigamos haciendo de estas fechas un reflejo del tejido social, la paz y la armonía social que nos caracteriza.

Por supuesto, estas fiestas también son el momento idóneo para reflexionar sobre el camino andado a lo largo de los últimos meses, y cargarnos de energía, cariño y ánimo positivo para afrontar los desafíos y oportunidades que se nos presenten en 2020.